Que actualmente Málaga sea conocida como “la ciudad de los museos”, no es para nada casual. Desde hace algunos años, los malagueños hemos sido testigos de la espectacular transformación cultural que ha vivido la ciudad, empezando por el aumento de la oferta museística; hasta convertirla en una de las más importantes de España.

Con un total de 36 museos, la mayoría de ellos concentrados en el Centro Histórico; Málaga es una de las ciudades con mayor densidad de museos en su casco antiguo.

La apertura en 2003 del Museo Picasso de Málaga y del Centro de Arte Contemporáneo (CAC), fueron solo el comienzo de esta explosión cultural. El siguiente en seguir a estas dos grandes pinacotecas, fue el Museo Carmen Thyssen de Málaga, inaugurado en 2011; que alberga incluso una gran colección arqueológica, y que se ha convertido en uno de los más importantes del país.

Sin embargo, lo que resultó determinante para el desarrollo cultural de la ciudad fue la apertura hace casi dos años (con sólo tres días de diferencia), de la única sede fuera de Francia del Centro de Arte Pompidou, ubicada en el Muelle Uno; así como de la primera delegación española del Museo Estatal Ruso, situada en la antigua Tabacalera.

Este “paraíso de museos” se ha visto completado a finales de 2016 con la inauguración del Museo de Málaga, que puede visitarse en el espectacular Palacio de la Aduana; y cuya apertura ha sido especialmente aplaudida, al haber tardado 20 años en producirse.

Además de los mencionados, podemos encontrar en la capital un buen número de museos de diferentes temáticas, que ofrecen una oferta muy completa para el visitante. Así, podremos visitar el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM), la Casa Natal Picasso, el Museo del vidrio o el Museo de arte flamenco.

Visitar cualquiera de ellos, asegura una forma diferente de conocer la ciudad, que seguro no dejará indiferente a nadie.